+ Opinión

Decálogo para ser presidente

Por: Alexander Ríos Arboleda

En el debate de candidaturas a la Presidencia, la mayoría de los colombianos adoptan posturas, unas ideológicas, otras caprichosas y las más sensatas hacen un mapa mental que les permite decantar cual sería la persona apropiada para dirigir los destinos de la Nación en estos 4 años venideros.

Igual que sucede para la escogencia de un director ejecutivo de una organización empresarial, el manual de funciones orienta las calidades de quien debe llevar a cabo la tarea en forma exitosa, por el bien de los resultados de la empresa. Que decir de la dirección de un país y en especial el colombiano con un enfoque presidencialista, en donde si llueve, o hace verano o truena es culpa del presidente. El manual de funciones si pudiéramos asemejarlo está compilado en la constitución y desarrollado en las miles de leyes que tenemos en vigencia, para que Colombia con sus 50 millones de habitantes tenga una senda de bienestar y progreso.

En ese orden de ideas, para mi gusto el líder que maneje la patria debe poseer las siguientes condiciones:

1. Ser una buena persona. Comportase a la altura en público y en privado, debe estar rodeado de carisma y buen trato a sus congéneres.
2. Liderazgo comprobado. Que concite a la mayoría de personas a luchar por un ideal y lo sigan.
3. Formación académica como uno de los instrumentos para entender el mundo y especialmente el país.
4. Experiencia profesional con resultados medidos con calificación excelente.
5. Discurso de avanzada, en donde las ideas cabalguen en lo positivo y caminos ciertos para lograrlo.
6. Ciudadano del mundo, con el interés de caminar a Colombia y todo el orbe, para emprender acciones de progreso.
7. Capacidad de trabajar en equipo.
8. Convencido de valores, como la justicia y la verdad.
9. Inteligencia.
10. Adalid de la lucha contra la corrupción

Si esta cuota inicial la cumple, sin duda, podrá enfrentar los retos que le esperan al frente del país. Hoy convulsionado por muchos factores que hacen el manejo de Colombia una tarea dispendiosa.

Este año 2.022 puede ser el fin de dos eras, la del expresidente Álvaro Uribe quien conquistó glorias reconocidas para el país y enterró su prestigio con su reelección. El otro es Gustavo Petro quien en su sectario discurso de odio, hace de su liderazgo tóxico un verdadero peligro para los intereses del país. Por lo pronto la escogencia del candidato de las regiones Federico Gutiérrez, cumpliría con los requisitos para llevar a Colombia en esta transición y coyuntura.

P.D. Macabra por decir lo menos las represalias de los delincuentes de la banda de “Otoniel”. La extradición de este bandido a los Estados Unidos, la quisieron detener a como diera lugar. Saben que allá tendrá una cárcel en donde su aislamiento es total y las posibilidades de dar instrucciones a su gavilla es ninguna. Esperemos que la acción de las autoridades permita lograr una pronta normalidad, después de observar en tanto municipio vehículos incendiados, comercio cerrado y las actividades estudiantiles paralizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *