+ Opinión

Ilusión suspendida

Por: Alexander Ríos Arboleda

Hace algunos años tuve la oportunidad de conocer el túnel que se construyó debajo de la vía Pereira Cerritos en sentido sur norte a la altura del centro comercial en donde funciona el supermercado Carulla. La obra de ingeniería había sido el resultado de estudios, planificación y desarrollo con los estándares propios de la calidad del ingenio humano. El objetivo del mismo es servir en el proceso de la cristalización de la planta de tratamiento de aguas residuales PTAR de Pereira y Dosquebradas.

La ilusión de construir este proyecto ha tenido que trasegar un largo camino en las administraciones de los dos municipios, así como la de sus empresas de servicios públicos. Como bien lo tiene claro los gerentes públicos este tipo de intervención requiere de soporte jurídico, técnico y financiero que implica contemplarlos en los planes de ordenamiento territorial, estudios de factibilidad que van desde la A hasta la Z, en donde se desarrolla todo un capitulo para el cierre financiero de la obra.

Hoy que se había andado hasta sacar pliegos de licitación, el proceso se trunca por la situación mundial del incremento en el precio de los materiales como el acero, componente fundamental en este tipo de obras. Esta variable desbalanceó el presupuesto y por tal razón los interesados que se contaban en más de una docena, frenaron la intención de participar. Queda de nuevo la tarea de buscar los recursos que hacen falta para relanzar la invitación a los constructores especializados. La labor está en manos de la dirigencia local para estrenarse con el nuevo gobierno. Este tipo de obra que impacta el ambiente, debe ser prioridad en la lista de mercado ante las autoridades nacionales.

Como este proyecto de la PTAR, son muchos otros de iniciativa pública o privada que se han visto frenados. Las implicaciones inflacionarias mundiales, más los problemas logísticos dejados por la pandemia y a esto le agregamos las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania, despliegan una cantidad de factores que perjudican la planificación, generando que los modelos financieros deban tener una dinámica de actualización más estricta para que las viabilidades no se caigan.

Las administraciones públicas tienen que adoptar políticas que permitan los ajustes, como por ejemplo a los techos del valor de las viviendas de interés prioritario y de interés social. Al tener restringido el número de salarios mínimos para el valor de venta del constructor al comprador, se ha hecho poco atractivo seguir licenciando en esta franja de mercado con tan alta demanda a lo largo y ancho del país.

P.D. Gran debate ha suscitado la renuncia motivada del asesor de la Oficina de Control Interno de la Contraloría Departamental de Risaralda, ingeniero industrial José Nelson Estrada. Denuncia en su carta de salida, sobre las pocas habilidades gerenciales del contralor y su regular trato a sus funcionarios. Alerta para la Asamblea Departamental quien en sus funciones deberá investigar el asunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *