+ Fe

Una Bendición Rebosante

En el pasaje que empezamos a analizar esta semana, Jesús dice: “el que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Juan 7:38).”

Ya hemos visto estos días que nuestra fe es como un grifo, que abre las fuentes de aguas vivas sobre nuestra vida, y hemos visto que la Palabra de Dios es un manjar que sacia nuestro ser en lo más profundo.

Hoy quiero ayudarte a reflexionar sobre esta parte del pasaje: “de su INTERIOR…”

Estamos acostumbrados a vivir desde el exterior. Nos encanta experimentar momentos agradables, tales como irnos de vacaciones, salir a comer a un restaurante, dar un paseo al atardecer, ir de compras, quedarnos en casa viendo series, hablar con amigos… ¡la lista es interminable! =)

¡Es una bendición tan grande el que podamos disfrutar de todas esas cosas! Dios nos las da, y Él quiere multiplicarlas aún más en tu vida.

Lo único es que todas esas cosas externas dependen siempre del interior, en el sentido de que no podremos disfrutarlas plenamente si nuestro corazón no está primero lleno de Dios.

Hemos sido creados para vivir de dentro hacia fuera, no de fuera hacia dentro. Es por eso que Jesús quiere que de tu corazón broten hoy ríos de aguas vivas. Él quiere:

  • Que tus momentos de oración sean auténticos encuentros con el Cielo
  • Que la lectura de la Biblia te sacie en lo más profundo de tu ser
  • Que tu fe sea tan fuerte, tan real, que guíe cada uno de tus pasos

¡Dios quiere hacerte rebosar, tanto en tu interior como en tu exterior! Él tiene preparada para ti plenitud para cada una de las áreas de tu vida, porque te ama más de lo que puedes imaginar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *