+ Opinión

Convención del Partido Conservador

Por: Alexander Ríos Arboleda
Ingeniero industrial

 

Ante la posición adoptada por la bancada de congresistas del Partido Conservador de hacer parte de la coalición de gobierno de Gustavo Petro, son muchas las voces de inconformidad. No es solo la carta de reproche que los expresidentes del Directorio Nacional Carlos Holguín Sardi, David Barguil, José Darío Salazar, Fernando Araujo y Omar Yepes Álzate les han notificado. Es también la voz de directoristas, militantes y simpatizantes de varios departamentos que no les cabe en la cabeza la posición adoptada por los congresistas.

Existió una campaña presidencial en donde se vislumbró una clara diferencia de estilos en el manejo del estado. Para esto el Partido Conservador presentó su candidato David Barguil, quien se midió en unas primarias para la nominación con otros aspirantes de la misma línea de pensamiento; Como fueron Enrique Peñaloza, Juan Carlos Echeverri, Federico Gutiérrez, Aydeé Lizarazo y Alejandro Char. El escogido fue Federico Gutiérrez con quien se batalló en primera vuelta. No logrado el objetivo como todos sabemos a continuación se refrendó el nombre de Rodolfo Hernández para competir con Gustavo Petro.

En todo el proceso antes descrito se defendió durante más de 6 meses unas ideas basadas en el respeto a la iniciativa empresarial, a la propiedad privada, continuar con la transición energética, luchar contra la corrupción, confrontación a los terroristas y narcotraficantes y defensa de los derechos humanos aquí y en el vecindario. Sobre estos ideales conquistamos muchos votos, no solo para elegir presidente, sino también a los congresistas. Todo para continuar en la senda del crecimiento que lleva el país y lucha frontal contra la pobreza, flagelo que aumentó con la pandemia y la llegada de los hermanos venezolanos, por culpa del dictador que los expulsó de su territorio.

El balance final electoral dejó al partido con buena participación tanto en Cámara de Representantes como en Senado de la República, pero sin presidente. Ganó Gustavo Petro, nuestro mayor contradictor ideológico en contienda. Por esta razón nuestros congresistas debieron tomar el camino de la oposición o la independencia frente al ejecutivo. Pero no lo hicieron así, se entregaron en brazos de Petro a cambio de unos puestos. De paso eligieron en la Dirección de partido a uno de los suyos para facilitar la toma de decisiones, en lugar de promover a quienes en el futuro pueden volver a presentar su nombre a la Presidencia, como por ejemplo David Barguil o Juan Carlos Echeverri.

Hoy se requiere una Convención Nacional del partido, en donde se debata esta incorrecta decisión de los congresistas. La tarea del Partido en estos días aciagos del mundo, es estar vigilantes a las acciones del gobierno Petro, para apoyar sus mejores iniciativas y censurar las equivocadas.

 

P.D, En la designación del Contralor Departamental de Risaralda, no se guardó los cánones que definen el procedimiento de ser escogido dentro de una terna, solo dos  nombres se presentaron en el recinto de la Asamblea; Por tal razón el Consejo de Estado suspendió el nombramiento de Geovani Arias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *