+ Opinión

Por compasión

Por: Alexander Ríos Arboleda
Ingeniero industrial

En entrevista que le hicieran al lama Rinchen Gyaltsen, quien se destaca por ser un líder budista de habla hispana; Este representante religioso exalta variados conceptos de vida, destacándose el de la compasión, definido en “abrir nuestro corazón a los demás e interesarnos por su bienestar”.

Esta semana se realizó una reunión icónica entre los presidentes de Colombia y Venezuela, quienes muy sonrientes posaron para la fotografía de la historia, y en un diálogo ante los periodistas, expusieron los puntos sobre la reanudación de las relaciones diplomáticas, comerciales y económicas. De lo que no conversaron abiertamente fue de los 7.100.000 migrantes venezolanos. De estos, hay 2.480.000 en Colombia, quienes han sido atendidos con compasión, gesto que ha reconocido la comunidad internacional, no solo con medallitas, sino con apoyo económico de varios países.

Otro asunto crucial que se evitó tocar ante los reporteros, fue el de las garantías democráticas y los derechos humanos. Lema muy en boca de Gustavo Petro, que solo pone en escena, si y solo si, los gobiernos no son afines a sus ideales de izquierda.

El tema espinoso del narcotráfico, corrupción y delincuencia en general, fue tratado tangencialmente. No hablaron abiertamente del “cartel de los soles” en donde involucra a la cúpula militar venezolana de torturas, convivencia con narcotraficantes y persecución a la oposición. Evitaron hablar de la actividad delincuencial trasnacional de las disidencias de las Farc, ELN y la nueva Marquetalia. Lo único que se atrevieron a decir para no pasar de agache, fue el que trabajarían en el fortaleciendo de los organismos de inteligencia de los dos países.

Regresando a Gyaltsen “si a todos no les va bien, a mi no me va bien”, la globalización ha puesto al descubierto como una guerra en territorio ucraniano ocasionado por otro dictador, afecta la economía mundial. Que decir de la interrelación con el vecino venezolano, avanzaremos en normalizar tareas comerciales y económicas, pero el cáncer de la falta de libertad de expresión, despotismo, pocas garantías democráticas y falta de oportunidades, aumentarán la migración ya no caminando como lo hacen hoy los patriotas, sino transportados en buses y camiones que ya podrán circular entre los dos países.

Quedan muchos interrogantes de la visita de Petro a Venezuela, evento que debió ser al contrario, Maduro tendría que haber viajado al menos a Cúcuta. El daño que este dictador le ha infringido a sus connacionales es incalculable, grandes sumas de dinero de los presupuestos de sus vecinos como Colombia y Perú han sido utilizados para atender a esos millones de venezolanos que en las fauces de la dictadura no han podido vivir.

 

P.D. Aprobada la reforma tributaria con el aval del partido Liberal y Conservador, queda solo esperar las consecuencias pronosticadas sobre el volumen de inversión de capitales que van y vienen por el mundo buscando la mejor rentabilidad. El motor de la economía son esos inversionistas privados, que disponen de su patrimonio en donde los riesgos de país son mínimos, esperemos estas nuevas tasas impositivas no los ahuyenten del todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *