+ Opinión

Gobierno nacional en campaña en Pereira

Por: Alexander Ríos Arboleda
Ingeniero industrial

En los llamados diálogos regionales vinculantes, con el propósito de construir el Plan Nacional de Desarrollo, se convocó en esta ocasión en Pereira a dirigentes y comunidad en general de Risaralda, Quindío y Norte del Valle. Esfuerzo que parecería loable si el discurso de la ministra Gloria Inés Ramírez, su comitiva y dirigentes locales del Pacto Histórico, no siguiera siendo como si aún estuvieran en campaña política.

Atreverse a manifestar que nunca se ha construido un plan de desarrollo como lo quiere el Pacto Histórico con asambleas comunales, es desconocer el largo camino que se ha recorrido en el país en implementar elementos técnicos de planificación, veamos cuales, elaborar cada 4 años planes de desarrollo en los 1.103 municipios, al igual en los 32 departamentos. La existencia de las oficinas de planeación, en donde pueden hallar importantes diagnósticos locales. De igual forma se han venido fundando las Regiones Administrativas de Planificación RAP y las Áreas Metropolitanas. A lo largo y ancho del país también se ha trabajado los prepuestos participativos, para priorizar inversión. Y como pasar por alto la valiosa información que recoge el DANE, DNP, Ministerios, Universidades, ICBF y SENA para mencionar solo algunas, insumos que han servido para construir planes de desarrollo que optimicen el gasto público y la inversión. En definitiva, señora ministra, no están descubriendo el agua tibia.

Al Pacto Histórico se le debe recordar, que la construcción de las soluciones a las múltiples necesidades del país requiere varias estrategias. La primera, reconocer que hay un talento humano aprovechable en el país en muchos rincones de la patria, funcionarios públicos, miembros de Juntas de Acción Comunal, ediles, concejales, diputados, agremiaciones de campesinos, lideres de múltiples actividades y dirigentes gremiales. Que no son extraterrestres, con ellos y miles de colombianos se ha construido lo que tenemos. La integración con todo este poder ciudadano se debe hacer para potencializar lo andado. La segunda, la cultura de la legalidad, como una forma de hacer efectiva la inversión en los proyectos. La tercera, entender que el presupuesto de Colombia es limitado y que, por tal, debemos priorizarlo para atender lo urgente y lo importante.

La inversión que dice usted ministra cambiará, no es así, es la misma que se viene haciendo a lo largo y ancho de la nación, lo que si deben hacer es entender que se debe atacar la corrupción que nos agobia y ajustar la justica para que sea pronta. Eso de organizarnos y movilizarnos como lo expresó en su discurso, repitiendo las palabras del ministro del interior en el Cauca, ya lo conocemos. No ministra, necesitamos un gobierno eficiente, oportuno que sea el complemento de lo que manejan los gobiernos locales. Y, ante todo, un vigilante sin igual a cada peso que se destine para la inversión. Eso es lo que a gritos ha pedido Colombia por siempre.

P.D. Se abren las puertas de una temporada de optimismo y alegría en el mundo libre, con la celebración de la navidad, serán muchos los pedidos al niño Jesús y los propósitos que se escriban para el año 2.023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *