+ Región

Fenómeno de El Niño: estos son los departamentos en riesgo de sequía

El Gobierno de Colombia, liderado por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Desastres (UNGRD), reveló su estrategia para contrarrestar los efectos del Fenómeno de El Niño, cuya probabilidad de impacto se elevó al 85%, extendiéndose posiblemente hasta mayo del próximo año.

El anuncio realizado por la ministra de Ambiente, Susana Muhamad, detalla una inversión monumental de 2,2 billones de pesos destinados a un Plan Nacional de Gestión que será implementado desde el día del anuncio hasta 2024, dependiendo del comportamiento del fenómeno climático bajo el escrutinio del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

“La probabilidad de que este fenómeno de El Niño sea fuerte ha aumentado significativamente, alcanzando un 85%”, advirtió la ministra Muhamad. Ante esta amenaza, el plan estratégico se enfocará en la prevención y el fortalecimiento de capacidades a nivel nacional, territorial y comunitario. El objetivo es anticiparse y adaptarse a los impactos asociados en 176 municipios altamente susceptibles.

El protocolo nacional de respuesta ante incendios forestales también fue actualizado, y se pondrá énfasis en la campaña de comunicación “El Niño no es un juego” para concientizar a la población sobre los riesgos.

Además, el Gobierno identifico las regiones del país que corren un riesgo significativo debido a El Niño. Entre las principales amenazas se encuentran sequías, incendios forestales, heladas, inundaciones, crecientes súbitas, movimientos en masa, olas de calor, vendavales, ciclones tropicales, tormentas eléctricas y la proliferación de plagas y vectores.

Las regiones según las amenazas son las siguientes:

Sequías:

  • Caribe: La Guajira, Atlántico, Magdalena y norte de Bolívar.
  • Andina: Caldas, Quindío, Tolima, Valle, Cundinamarca, Boyacá, Huila, Cauca y Nariño.

Incendios forestales:

  • Caribe: La Guajira, Atlántico, Cesar, Magdalena y norte de Bolívar.
  • Andina: Caldas, Quindío, Tolima, Valle, Cundinamarca, Boyacá, Huila, Cauca y Nariño.

Heladas:

  • Andina: Cauca y Nariño (con mayor tendencia).

Inundaciones y crecientes súbitas:

  • Andina: Antioquia, sector oriental de Cundinamarca, centro-occidente de Santander, nororiente y suroriente de Norte de Santander y algunas áreas localizadas de Caldas y Risaralda.
  • Orinoquía: Meta, Arauca, Casanare y Vichada.
  • Pacífica: Chocó, Sector Pacífico del Valle, Cauca y Nariño.
  • Amazonía: Guaviare, Caquetá y Putumayo.

Movimientos en masa:

  • Andina: Antioquia, centro-occidente de Santander, oriente de Norte de Santander y sector oriental de Cundinamarca.
  • Orinoquía: Meta, Arauca y Casanare.
  • Pacífica: Chocó, Sector Pacífico de Valle, Cauca y Nariño.
  • Amazonía: Caquetá y Putumayo.

Olas de calor:

  • Caribe y, en menor proporción, Andina: Valles interandinos de las cuencas de los ríos Magdalena y Cauca, altiplanos geográficos.

Vendavales:

  • Caribe, Pacífica, Orinoquía, Amazonía y en menor proporción Andina: Todos los departamentos que han tenido una recurrencia histórica de este tipo de eventos para la época. De igual forma, para los departamentos bajo la influencia directa/indirecta de ciclones tropicales.

Ciclones tropicales:

  • Caribe e insular, en menor medida la Pacífica: La Guajira, Magdalena, San Andrés y Providencia, entre otros municipios de la costa Caribe.

Tormentas eléctricas:

  • Caribe, Orinoquía, Amazonía y algunas zonas de la Andina: Departamentos que por su climatología mantienen volúmenes importantes de lluvia. Zonas en donde persisten por algunos días, condiciones de lluvia fuerte asociadas a la influencia de fenómenos meteorológicos de pocos días.

Plagas y/o vectores:

  • Andina, Caribe, Orinoquía y algunas zonas de la Pacífica: Territorios con volúmenes importantes de lluvia, influenciados por deficiencias en sus sistemas de saneamiento básico e infraestructuras de alcantarillado.

Este análisis detallado de las regiones vulnerables y los tipos de amenazas esperadas resalta la urgencia de las medidas adoptadas por el Gobierno para enfrentar el inminente Fenómeno de El Niño y proteger a la población y el entorno natural.

En el ámbito financiero, 1,7 billones de pesos estarán bajo el control de la UNGRD, con el remanente destinado a otras entidades involucradas en medidas preventivas, como el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Minas.

Este plan nacional de gestión ante El Niño representa una respuesta determinante a una amenaza climática sin precedentes, demostrando la voluntad del Gobierno de proteger a sus ciudadanos y el medio ambiente de los impactos potencialmente devastadores de este fenómeno. El reto será coordinar eficazmente las estrategias y recursos necesarios para enfrentar uno de los eventos climáticos más temidos en la historia reciente del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *